¿Necesitas ayuda? ¡Llámanos! (+504)-2799-4630

Formas de Hablar – y qué hacer – si le preocupa que un ser querido tenga adicción

La adicción no sucede de la noche a la mañana. Es un proceso gradual. Algunas veces los miembros de la familia no reconocen los pequeños cambios que ocurren diariamente, semanalmente o mensualmente – o como los miembros de la familia se adaptan a estos cambios. A continuación encontrara siete pasos que usted puede tomar para observar a través del caos de la adicción y encontrar ayuda para su familia. 

Observe su propio comportamiento.

Intente este pequeño test. ¿Le parece familiar alguno de los siguientes comportamientos?

  • Jugar a ser el detective y tratar de encontrar donde su familiar está escondiendo el alcohol u otras drogas.
  • Chequeo constante de su ser querido.
  • Cancelar planes con amigos o familia porque usted no está seguro de cuál será el comportamiento de su ser querido.
  • Poner excusas al comportamiento o ausencia de su ser querido.

Con la mejor de las intenciones, las familias tienden a esconder el miedo y caos de la adicción, manteniendo secretos, encontrando escapatorias y adoptando otros comportamientos poco saludables: preocupación, negación, culpándose o lamentándose.

Reconozca los signos de adicción.

Los expertos han identificado signos físicos y del comportamiento de la adicción al alcohol u otras drogas.

Además, usted debería saber que las personas con una adicción, algunas veces intentan parar el consumo en sus propias fuerzas. Si es así, usted observará signos de abstinencia y patrones de reutilización. La abstinencia por consumo alto y sostenido, puede ser peligroso, el monitoreo médico es necesario en muchos de los casos.

Guarde distancia, pero con amor.

Cuando se enfrente ante la adicción de un ser querido, recuerde esto: usted no lo causó, usted no lo puede controlar, y usted no lo puede curar. Usted puede abordar la situación de la adicción con su ser querido, pero cualquier cambio del comportamiento depende de ellos.

Considere otras situaciones de salud mental.

Cerca de 8.9 millones de personas tienen desórdenes concurrentes; ellos tienen ambas cosas, un desorden por abuso de sustancias  y problemas de salud mental como depresión y alcoholismo. La relación entre ambas es compleja, pero el tratamiento es efectivo cuando médicos, psiquiatras, psicólogos y otros consejeros de drogas y alcohol, trabajan en equipo para diagnosticar el problema y ofrecer ayuda.

No juzgue.

La adicción es una enfermedad. Si su ser querido tuviera un ataque al corazón, ¿usted lo culparía por su dieta o falta de ejercicio o control de peso? Más que eso, usted correría a ayudarlo. La adicción al alcohol o drogas es igual que la diabetes, cáncer y una enfermedad cardíaca. Puede amenazar la vida si no se trata.

Comience la conversación y mantenga las expectativas bajas.

No es fácil saber que hacer o decir, pero los riesgos son altos – usted puede salvar una vida, literalmente. 

Mantenga estas recomendaciones en mente para su conversación:

Lo que hay que hacer:

  • Aborde el tema cuando la persona este sobria.
  • Exprese su preocupación de una forma cariñosa y honesta.
  • Converse sobre los efectos negativos que el beber o usar drogas ha traído sobre las cosas que le importan: carrera, hijos, deportes, salud física, etc.
  • Tenga una persona de apoyo con usted o disponible por teléfono.
  • Escriba con anticipación lo que quiere decir para estar preparado.

Lo que no se debe hacer:

  • Abordar la situación cuando la persona esta ebria o bajo el efecto de las drogas.
  • Usar un tono de voz acusador o de culpa.
  • Ofrecer soluciones; usted no es un profesional de dependencia a químicos.
  • Intentar cambiar comportamientos.
  • Hacer esto solo.
  • Tomárselo personal si la conversación termina mal; usted ha sembrado una semilla.

Cuando su ser querido está abierto a recibir ayuda profesional, comience con una evaluación profesional.

CEREPA tiene profesionales que conducen evaluaciones y tamizajes en adicciones. Una evaluación profesional es el mejor camino para evaluar el problema, establecer los hechos, y determinar el tipo de tratamiento u otros servicios que ayudarán a llegar hasta la recuperación y sobriedad.

Con los cuidados y soporte, su familia puede trabajar a través del caos que ha experimentado y comenzar a construir relaciones basadas en la honestidad y responsabilidad.

2017-12-25T00:33:06+00:00