¿Necesitas ayuda? ¡Llámanos! (+504)-2799-4630

Lo que debe saber sobre el Alcoholismo

El alcohol es la sustancia tóxica más utilizada en los Estados Unidos y Latinoamérica. El consumo de alcohol es legal para las personas mayores de 21 años, y en Honduras a partir de los 18 años. Existe una serie de riesgos continuos y problemas asociados con el consumo de alcohol.

Consumo arriesgado de Alcohol

El consumo arriesgado de alcohol implica un consumo excesivo de alcohol, que se define como cuatro o más bebidas en una sola ocasión para las mujeres y cinco o más bebidas para los hombres.

El consumo arriesgado también incluye el consumo de alcohol en situaciones que involucran un alto potencial de daños como conducir, embarazo, o al mezclarlo con algunos medicamentos (ejemplo: ciertos sedantes).

La identificación de estos comportamientos pueden ayudar a prevenir más problemas severos del abuso de alcohol y dependencia alcohólica.

Abuso de Alcohol

El abuso de alcohol es reconocido como una condición médica que se refiere al uso regular de alcohol a pesar de las consecuencias adversas concurrentes. El diagnóstico de abuso de alcohol es realizado cuando un individuo presenta uno o más de los siguientes, en un periodo de 12 meses:

  • Uso recurrente de alcohol que resulta en un incumplimiento en el trabajo, estudio u hogar.
  • Uso recurrente de alcohol en situaciones en las que es físicamente peligroso (por ejemplo, conducir un automóvil cuando está alcoholizado).
  • Problemas legales recurrentes relacionados con el alcohol.
  • El consumo continuado de alcohol a pesar de tener problemas sociales o interpersonales persistentes o recurrentes causados o exacerbados por el consumo de alcohol.

Dependencia Alcohólica

La dependencia del alcohol, también conocida como alcoholismo o adicción al alcohol, es una enfermedad crónica con síntomas definibles. Un diagnóstico de dependencia del alcohol se hace cuando un individuo experimenta tres o más de lo siguiente en un período de 12 meses:

  • Aumento de la tolerancia y la necesidad de mayores cantidades de alcohol para llegar a la intoxicación.
  • Abstinencia o aparición de síntomas físicos cuando se reduce o se detiene el uso intensivo de alcohol. Los síntomas pueden incluir temblores, sudoración, pulso alto, náuseas o vómitos, insomnio y ansiedad. La abstinencia severa puede inducir alucinaciones transitorias o convulsiones.
  • Beber cantidades mayores o beber durante un período más largo de lo previsto.
  • Un deseo persistente o esfuerzos infructuosos para reducir o controlar el consumo de alcohol.
  • Pasar mucho tiempo obteniendo, usando o recuperándose de los efectos del consumo de alcohol.
  • Abandonar o reducir actividades sociales, ocupacionales o recreativas debido al uso de alcohol.
  • Uso a pesar de tener conocimiento de los problemas físicos o psicológicos persistentes o recurrentes que fueron causados o exacerbados por el consumo de alcohol.

Factores que pueden contribuir a la Dependencia Alcohólica

La dependencia alcohólica está influenciada tanto por factores genéticos como ambientales. Las personas con un historial familiar de dependencia tienen más probabilidades de sufrir de dependencia que aquellos sin antecedentes familiares. Adicionalmente, los investigadores han identificado genes que influencian la susceptibilidad de las personas para la dependencia alcohólica; sin embargo, las influencias hereditarias por si solas no predicen un futuro de dependencia al alcohol y adicción.

Los factores ambientales o del entorno, también juegan un rol importante. Por ejemplo, el hijo de un padre que es dependiente al alcohol puede estar genéticamente predispuesto a desarrollar dependencia alcohólica pero puede frustrarla eficazmente a través de la educación, el automonitoreo y el apoyo social. Por el contrario, los cambios neuroquímicos en el cerebro causados por el abuso repetido de sustancias como el alcohol pueden conducir a la dependencia de sustancias neurológicas, incluso si el individuo no tiene vulnerabilidad genética a los trastornos de adicción.

Prevenir la bebida entre los jóvenes y los adolescentes es importante, no sólo porque el consumo de alcohol es ilegal para personas menores de 18 años (o 21 años en algunos países), sino también porque posponer el inicio del consumo de alcohol disminuye la probabilidad de desarrollar dependencia más adelante en la vida.

Alrededor del 40 por ciento de los que empiezan a beber a los 15 años o menos desarrollan dependencia de alcohol en algún momento; para aquellos que empiezan a beber a la edad de 21 años o más, la cifra es de aproximadamente el 10 por ciento. Varios factores pueden ayudar a desalentar o al menos posponer el consumo de alcohol. El apoyo de los padres, la comunicación y el monitoreo están significativamente relacionados con si los adolescentes beben, la cantidad que beben y la frecuencia de su consumo. El comportamiento de la adolescencia que bebe también se relaciona con la aceptación o el rechazo de sus amigos al beber y si sus amigos beben.

Efectos del uso de alcohol

El uso problemático de alcohol de cualquier grado o gravedad puede interrumpir las relaciones familiares y sociales, conducir a problemas psicológicos, violencia y agresión, y problemas legales. El uso problemático del alcohol también está relacionado con un mayor riesgo de lesiones, incluyendo las resultantes de accidentes automovilísticos, caídas e incendios. No sólo el riesgo de lesión aumenta con la cantidad de alcohol consumido, pero este riesgo comienza a aumentar a niveles relativamente bajos de consumo. El consumo problemático de alcohol también puede contribuir a prácticas sexuales inseguras que conducen a una mayor incidencia de VIH/SIDA, hepatitis y otras enfermedades de transmisión sexual.

Los niveles más altos de consumo de alcohol se asocian con un mayor riesgo de efectos negativos sobre la salud, entre ellos:

  • Un sistema inmunitario debilitado.
  • Tuberculosis.
  • Enfermedad coronaria.
  • Carrera.
  • Cirrosis hepática.
  • Cáncer.

Detección y tratamiento de la adicción al alcohol

La prevención e intervención temprana en problemas de alcohol ayuda a reducir las consecuencias nocivas y los costos sociales y económicos relacionados.

Exámenes de detección– La prueba de detección de alcohol intenta identificar tanto a los bebedores arriesgados como a los bebedores que experimentan síntomas de abuso o dependencia del alcohol. Las herramientas de detección van desde breves cuestionarios autoadministrados hasta entrevistas administradas por el clínico. El tamizaje para los trastornos mentales co-ocurrentes es también esencial para planear una intervención eficaz.

Evaluación- Una evaluación completa proporciona una descripción detallada del tipo y nivel del problema de alcohol de una persona. Las características, fortalezas y debilidades únicas de la persona deben ser consideradas para desarrollar las soluciones más efectivas. En general, las personas identificadas como bebedores riesgosos -las que experimentan problemas ligeros o moderados de alcohol- pueden beneficiarse más de intervenciones breves, que suelen incluir sesiones de asesoramiento y educación que proporcionan consejos prácticos y desarrollan habilidades. Las intervenciones breves están diseñadas para reducir el consumo de alcohol y minimizar el riesgo de desarrollar problemas relacionados con el alcohol.

Tratamiento de la adicción– Las intervenciones breves son insuficientes para las personas diagnosticadas con dependencia al alcohol. Estas personas se benefician de un tratamiento de adicción más intensivo, que puede incluir servicios psicológicos, farmacológicos, sociales y médicos.

2017-12-25T00:01:25+00:00

Recibe noticias

Suscribete a Nuestro Boletín 
SUSCRIBIRSE
close-link